Es hielo abrasador, es fuego helado de Francisco de Quevedo

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero paroxismo,
enfermedad que crece si es curada.

Este es el niño Amor, éste es tu abismo.
¡Mirad cual amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!

Se trata de una composición de Francisco de Quevedo noble, político y escritor español del Siglo de Oro, uno de los más destacados de la historia de la literatura española representante firme de la corriente del conceptismo característica del Barroco.

Destaca por la utilización de un lenguaje sencillo, fácil composición, rima y musicalidad sencilla y compuesta por oraciones con cierta variedad sintáctica. La composición destaca por su complejidad semántica y abundancia de tropos de pensamiento, característicos del conceptismo.

Consta de catorce versos endecasílabos distribuidos en cuatro estrofas, dos cuartetos y dos tercetos. Cuya rima es consonante y responde a la siguiente estructura: ABBA ABBA CDE DCD. Por lo que deducimos que se trata de un soneto.

El tema principal del soneto es el amor, para ser más precisos del desamor y todo lo que este conlleva haciendo pues una especie de definición del mismo. Quevedo se muestra al hablar del tema de un modo totalmente desengañado por lo que, seguramente, él sufrió sus efectos y nos intenta “prevenir” para no pasemos por lo mismo.

Durante la mayor parte del soneto se da una estructura similar (paralelismo). Caracterizada por la aparición de versos bimembres es decir, que se dividen en dos partes (En los versos primero, tercero y duodécimo)

Refiriéndonos al plano fónico:

A lo largo de todo el soneto encontramos una serie de repeticiones de rasgos fónicos iguales o muy semejantes acústicamente que, aun no pudiendo considerarlos aliteraciones aportan gran musicalidad y expresividad a la composición.

Encontramos anáforas pues se reiteran una o varias palabras al comienzo de las frases o de varios versos. Se repite la forma verbal “es” al principio de los cinco primeros versos y en el noveno. También se repite el término “un” al principio de los versos seis, siete y ocho.

También cabría destacar cierta rima interna entre algunas palabras y de la repetición de estructuras con los mismos rasgos fonéticos con el fin de aumentar la musicalidad y hacer más emotivo el soneto.

Hablando del plano sintáctico:

Se da el fenómeno de la elipsis ya que se omiten en algunos versos el sujeto que seria “el amor” que se omite en los nueve primeros versos, eliminándose también el verbo “ser” en el sexto, sétimo y octavo.

Encontramos asíndeton pues existe la supresión de los nexos de coordinación entre palabras, sintagmas u oraciones, y, por tanto, unión entre términos que normalmente las llevarían cuyo objetivo es dinamizar expresivamente un texto.

Se repite una serie sintáctica similar, a la que ya me he referido antes, y por lo tanto tenemos paralelismo.

Se da derivación pues encontramos palabras como “descanso y cansado”, “descuido y cuido”, -“amor y amado”, etc… es decir, utilización de palabras con la misma raíz.

Por ultimo, encontramos hipérbaton ya que encontramos una alteración de las estructuras sintácticas, sobre todo en los dos tercetos.

A nivel semántico podemos decir:

Personificación: Que se produce cuando el emisor dota de cualidades propias de un ser vivo a un ser inanimado: libertad encarcelada, enfermedad que crece

Encontramos un gran numero de metáforas:“hielo abrasador”, “fuego helado”, “herida que duele y no se siente”, “soñado bien”, “un mal presente”, “breve descanso muy cansado” “descuido que nos da cuidado”, “un cobarde con nombre de valiente, “un andar solitario entre la gente”, “una libertad encarcelada”, “enfermedad que crece si es curada”. Todas ellas nos muestran desde un visión pesimista que es el amor y lo que sufre quien lo padece.

También de antitesis pues la mayoría de los términos metafóricos presentan cualidades de sus opuestos: “hielo abrasador”, “fuego helado”, “herida que duele y no se siente”, “soñado bien”, “un mal presente”, “breve descanso muy cansado” “descuido que nos da cuidado”, “un cobarde con nombre de valiente, “un andar solitario entre la gente”, “una libertad encarcelada”, “enfermedad que crece si es curada”. Este fenómeno es utilizado para darle más expresividad al poema y reiterar de forma más profunda la huella que el amor deja en las personas

Un eufemismo para no referirse a la muerte, es decir, un tipo de perífrasis o rodeo en la expresión que se utiliza cuando se quiere evitar el uso de una palabra tabú, portadora de significados negativos o considerados contrarios al pudor o al buen gusto. En este caso se sustituye la palabra muerte por “postrero paroxismo”.

Opinión personal

El amor siempre ha sido y será el centro del mundo. Gran parte de nuestra vida se ve condicionada por este sentimiento que nos hace que hagamos cosas que nunca haríamos en situaciones normales. En el caso del soneto se nos muestra el amor de una manera pesimista, llena de sufrimiento y dolor y, en verdad, no le falta razón a Quevedo, pues el amor es una de las armas de doble filo más poderosas que existen. Por un lado, podemos ser muy felices si somos correspondidos (qué hay más bonito que compartir nuestra vida y felicidad con la persona que queremos); por otro, podemos no ser correspondidos, lo que nos conduce al dolor y a la desesperación y, en definitiva, a ese abismo del que se habla. Los continuos posibles desplantes y las distintas situaciones que vivimos ante el ser amado incrementan la profundidad de ese dolor. No debemos negar que en algún momento de la vida nos hemos sentido en esta situación. Pero si no nos rendimos ante estos impedimentos y seguimos luchando por lo que queremos, puede que seamos recompensados. No obstante, no debemos centrar toda nuestra atención en una sola persona, y menos si no somos correspondidos por ella. Un cambio de mentalidad y una pequeña reflexión pueden hacernos dignos de la fuerza necesaria para escalar la fría y oscura pendiente y salir al exterior.

Otro tema interesante del que me gustaría haceros partícipes es el de la confusión que existe alrededor de ese sentimiento que es el amor y sobre si verdaderamente existe éste o no. Lo primero que creo es que se tiende a confundir con otros sentimientos o sensaciones, como pueden ser una fuerte atracción física, o simplemente un capricho; de ahí que haya parejas o matrimonios que no duran nada. Por otro lado, es evidente que el amor existe, siempre que éste sea reciproco; me explico: tú puedes conocer a una persona y que ésta te guste, pero no estarás enamorado a no ser que la otra persona también lo esté de ti, o por lo menos quiero creer eso, pudiendo definir tu estado con diversos términos, pero nunca con el de “enamorado”

La verdad es que el amor es una de las cosas de las que más trabajo me cuesta hablar, ya que no tiene una explicación lógica, pues “nadie elige de quien se enamora” y nos obliga a hacer cosas que por nuestro modo de vida o forma de ser nunca haríamos. Tampoco puedo entender, por ejemplo, en el caso de una infidelidad, que la parte que se ve afectada pueda perdonar a la otra, pues ¿qué amor puede sentir una persona que engaña a otra? También me pregunto: ¿qué es lo que le hace a la persona engañada perdonar a quien engaña? Cuando está claro que, si la ha engañado, va a volver a hacerlo y más a sabiendas de que puede salir impune.

Sueño con un día en el que poemas como el de Quevedo no tengan validez, que nadie sufra por amor, que todos seamos felices. Para que esto sea posible debemos comprender que el amor es algo más que decir te quiero, debemos comprender que una persona que nos hace sufrir en realidad no nos quiere, que todos necesitamos y debemos ser queridos… Debemos comprender que el amor es único.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s